Archivo del sitio

épica y consolidación

Estamos en un momento político que sin dudas, y no voy a decir ninguna novedad, contiene fuertes dosis de épica política. Lo sentimos claramente en la plaza el domingo en que salimos a festejar el aplastante triunfo de Cristina. Iba a decir que lo sentí, pero se que lo sentimos después de hablarlo con varios militantes kirchneristas y otros que apoyan pero no militan. El domingo la historia se nos vino encima, el hecho de estar en medio de la multitud escuchando no uno sino dos discurso de nuestra líder política, desde el bunker y después in situ, tuvo un fuerte contenido de reminiscencias al primer peronismo, a la vez sentimos que todos estábamos haciendo historia presente y futura.

Hablando con botellero, que está haciendo una experiencia particular de vida en Noruega, le preguntaba si alguna vez el país nórdico vivió una situación política cargada de épica, en su tránsito a esta sociedad de hoy en la que los grandes problemas están por ahora solucionados, el nivel de vida es muy alto, y en donde la gente casi ya no habla de política. botellero me dijo que si. Luego de la ocupación nazi, se convocaron elecciones generales en 1945 en las que triunfa el Partido Laborista que durará en el gobierno 17 años corridos, período en que Noruega se convierte en referente del Estado de bienestar en el mundo. No conozco la historia noruega, pero creo que no hace falta mucha imaginación para darse cuenta de la carga épica que habrá contenido la política escandinava después de pasar ocupada por los nazis del 40 al 45.

El kirchnerismo está pasando quizás por su cenit en materia de épica política, y de aquí en más no queda otra cosas que bajar su intensidad, el sólo hecho de saber que un próximo gobierno no tendría a un Kirchner ocupando el sillón presidencial lo dice todo. Confío en que en el 2003 comenzó un proceso político que cómo dice Ricardo Rouvier, llegó para quedarse; “es un proyecto que va más allá de los mandatos presidenciales, porque es un nuevo modelo económico- social y la clave está en el papel del Estado”.

La consolidación política, social y económica ¿llegará con un Estado más parecido a una maquinaria burocrática encargada de asegurar que las cosas funcionen medianamente bien?¿Es eso lo deseable? Que ni sueñe la clase media con una vida al estilo europeo, pero supongo que la militancia kirchnerista debe prepararse para una paulatina disminución en la intensidad del “drama”.

Anuncios

Primero como drama después como comedia

Es interesante ver algunas de las producciones culturales que se han hecho en estos últimos tiempos de crispasión donde los focos se pusieron sobre la clase media y su comportamiento. Para pensar en estos momentos en que se debate cuál es la estrategia del gobierno para ganarse nuevamente el voto de este sector y si esto debe o no ser pertinente. Vi dos cosas que se podrían organizar como una historia de esta clase.

Lo primero fue un drama, Ala de criados, de Mauricio Kartún. Lo que se hace es recrear una mini Semana Trágica en Mar del Plata con un grupo de jóvenes primos “oligarcas” que la propia vieja oligarquía empieza a rechazar como “modernitos” porque el más macho es una mujer (Tatana), el candidato a militar (Pancho) fue excluido por homosexual y el tercero (Emilito) es un inútil. Junto a esta decadencia aristocrática signada por sus dificultades reproductivas, aisladas del centro de la escena política y obligados a recrear un “pogrom clandestino y frugal” -diría Borges- (rechazados por la Liga Patriótica para participar de la Sema Trágica como matones, se dedican a destruir bibliotecas anarquistas en Mar del Plata), aparece una figura nueva, Pedro. Pedro no es un criado. Ahí la obra entra a jugar con la autopercepción de clase. Él dice ser un cuentapropista que se mueve entre los pobres y los ricos, aunque viva “de prestado” en el ala de criados de la casa de los Guerra. Es una nueva clase que además vive en una nueva ciudad, La Plata.

Justamente esa autopercepción va a ser lo que va a explotar la película de Daniel Burman, Dos hermanos. Esta especie de comedia muestra a esta clase media y su deseo permanente de aparentar que no lo son. Que ellos están ahí por una desgracia. Son ángeles caídos desde el cielo de la aristocracia y lo que a nuestros ojos es mera apariencia para Susana es una conducta propia que no se puede abandonar sin riesgo de abandonar también la clase social. Si en Ala de criados Pedro es el hijo de inmigrantes que siente que está ascendiendo en la escala social y hasta puede “mezclarse” sexualmente con esa aristocracia en decadencia (es el primer hombre de Tatana y tiene sexo oral con Pancho), en Dos hermanos, Susana tiene miedo de caer más que alegría de ascender.

Ése es el miedo que pecibe la clase media hoy y que Majul lo quiso trasladar al miedo físico. Es el miedo de no ser más. Es el miedo de no pertenecer, aunque lo fáctico diga otra cosa, aunque en Coto se los vea con el chango lleno y aunque se quejen de no poder comprar importado porque en el mercado empieza nuevamente a aparecer lo nacional que muchos de ellos también producen.

Sin embargo, ese miedo no está mal. Ese miedo a no caer, a mantener un estatus, a no abandonar un habitus, permite que esté en su ideal seguir avanzando, no resignar calidad de vida. El problema es que no se acepta lo mismo para todos. Mantener calidad de vida se puede traducir en defensa de un privilegio, que es lo que le pasa a Susana. Los pobres no pueden tener ese miedo. El miedo al control de alcoholemia lo tiene el taxista, pero se queja de que el cartonero pueda ir con su carrito tomando tetra y no se le diga nada (?)(juro que es una anécdota!).

El punto es la estrategia. Hay reclamos de reorientar al gobierno hacia los sectores más populares. Eso no significa que no se pueda tener al mismo tiempo una estrategia hacia sectores medios porque si juegan en contra no es negocio y pone en peligro la estrategia hacia el sector popular porque no van a dar los números. Si el seissieteochismo sirve para atraer clase media no me parece mala idea, aunque entiendo que es una construcción política un poco débil y medio boba. Es estrategia elctoral. Sin embargo queda siempre el déficit de una estrategia de armado político más sólido.

Crispasión

 

Reasumir en este momento la presidencia del PJ es estratégicamente correcto, sobre todo viendo lo activo que está Duhalde por estos días. El cabezón es un mal candidato presidencial, pero sigue teniendo mucha capacidad de daño en la Provincia de Buenos Aires.

Mañana, en Ferro, Néstor Kirchner le hablará a la “nueva transversalidad” . Será una señal , precisamente, de que no pretende encerrarse en la estructura pejotista.

El acto de mañana, que se suma al que se hizo hoy en el Congreso, devela un patrimonio del gobierno que no posee ninguna de las primeras figuras de la oposición y ni siquiera toda la oposición vista como “unión democrática”; me refiero a la capacidad de despertar pasiones. Los adherentes de la oposición son mas bien un público desapasionado políticamente.

Claro que con esto no alcanza, hay que sumar apoyo, a través de medidas políticas o incluso a partir de un nuevo discurso (un nuevo relato). Se necesita tiempo y en eso está ahora el gobierno. Por eso se sumó rápidamente a la idea del pampeano Carlos Verna, que presentó un proyecto de ley que crea un fondo de desendeudamiento similar al propuesto por Cristina a través del DNU.

No parece posible, por ahora, que dicho proyecto sea aprobado, pero su tratamiento será largo y lo que obtendrá el gobierno es tiempo. Además puede descomprimir en este momento tan dificil con tantos frentes abiertos una vez más, a los que se suma el enfrentamiento con la justicia (dicho sea de paso, pocas veces los hechos clarifican tanto; los políticos se sacan los ojos porque van detrás del voto popular. Los jueces pueden darse el lujo de mantener un espíritu corporativo sólo similar al de los periodistas).

Mientras tanto, diría que no hay que apresurarse a sacar conclusiones. Es un momento dificil, pero el tiempo dirá si la racionalidad le gana a la irracionalidad.

Breve historia eléctrica

Siglo VI a.C.: Tales de Mileto descubre lo que sería la energía estática que es el primer fenómeno eléctrico del que alguien se da cuenta más o menos de qué se trata.

1752: Benjamin Franklin ata una llave a un barrilete, lo remonta, le pega un rayo, descubre que el rayo es electricidad y después inventa el pararrayos.

1855: Heinrich Goebel patenta la primera lamparita incandescente que después mejora Edison.

1886: Harold Brown inventa la silla eléctrica.

1930: más o menos, se inventa la picana eléctrica, aparentemente en Argentina.

2010: Mauricio, que desconoce a la perfección todos los eventos citados, piensa que “va a estar bueno” alegrar el verano picaneando a la monada con una pistola lanzadescargas.

Febrero de 2010: ante la ola de rechazos y denuncias de arriba abajo y de derecha a izquierda y sobre todo de picaneados Mauricio decide volver otra vez sobre sus pasos, decir que se trata de un nuevo palo en la rueda de la gestión que le pone el gobierno nacional y no usa más los juguetes esos y ordena revenderlos a $50 el kilo.

Mayo del 2010: en Mercado Libre misteriosamente se consiguen las pistolas por 150 mangos. Ante la ola de inseguridad, todos quieren tener una. Los hábiles asesores del grupo Sophia advierten la creciente demanda y le van con el cuento a Mauricio que se entusiasma y piensa que no sería mala idea dotar con esos simpáticos adminículos a la nueva policía porteña, que espera ansioso poder algún día crear. Ordena que el gobierno porteño compre una importante partida.

UPDATE: Así no vamo’ a ninguna parte.

The Wire y las reuniones de Taper de Sophia

La pobreza de la web del Grupo Sophia de Rodríguez Larreta nos da esta frase y poco más para explicar su función:

“La Misión del Grupo Sophia es armar equipos de gente dispuesta y capacitada para asumir responsabilidades públicas”

Bien, como lo más probable es que a este ritmo al finalizar el mandato Macri termine entregando una ciudad peor de la que encontró, sería interesante ver qué es lo que pasó, por qué no funcionó el modelo de “gestión empresarial”.

La conexión con The Wire no es la obvia. Es decir, no voy a mencionar el tema de las escuchas. Lo que es interesante de la serie es que muestra la administración pública funcionando es toda su pobreza. Todos los problemas habidos y por haber aparecen en medio de las investigaciones policiales. La sociedad decadente de Baltimore se muestra a través de la lucha contra el narcotráfico. Pero lo más importante es que se muestra la dinámica del accionar público. Como hay una gran cantidad de personas que se mueven en torno a los problemas por resolver, entonces, lo que hay es gente que se acomoda, que se encuentra siempre con circunstancias nuevas a medida que las cosas suceden.

McNulty es policía de raza. No soporta hacer algo mal o laburar al pedo. Cuando está en algo lo que quiere es resolverlo de la mejor manera. Pero sabe que existen dificultades, se pelea con ellas, pero todo el tiempo las tiene en cuenta. Sabe que son variables que juegan en el mismo campo en que se da su partido. Cedric Daniels es el teniente a cargo de toda la operación. Fue corrupto. En principio, sólo quiere terminar con la tarea que le dieron. Redadas, unas cuantas incautaciones de droga, atrapar a un par de cabezas de la banda de narcos y poco más. Después, las influencias de McNulty hacen lo suyo y Daniels se empieza a convencer de que lo importante es hacer un buen laburo. Rawls, su superior, sólo quiere lo que le pidió a Daniels porque es lo que le pidió a su vez su superior, Burell, quien sólo quiere lo que le pidió a Rawls porque es lo que le pidieron a él. Ódenes de arriba. Cadena de mando y de eso dependen los ascensos, los presupuestos, las influencias.

Dentro de la unidad que dirige Daniels, el detective Lester sólo quiere que lo dejen hacer muebles miniatura y después, cuando la cosa anda, se prende en el trabajo. Los matones oficiales de calle, Herc y Carver, sólo quieren quedarse con algo de guita de alguna redada y probar que pueden cagar a palos a algún que otro vendedor de merca. Después, se van acomodando a hacer algo más o menos útil.

En la calle, Omar, una especie de vengador anónimo que mata y les afana droga y guita a los narcos intenta vengar la muerte de su novio. Hace un arreglo con los canas para testificar y dar información para arruinar a la banda de Avon Barksdale. La cana empieza a usar la información de Omar, pero Omar sólo quiere venganza y a medida que la investigación avanza aparecen más muertos que entorpecen todo porque Omar tiene su propia batalla. Bubbles, un adicto a la heroína, colabora con la cana porque también lo arruinaron a su amigo, pero lo suyo es la guita que esto le reditúa para comprar droga. Después están los chicos que venden, que no van a la escuela, que viven entre la pobreza y el peligro, entre la droga, los tiros y la comida basura.

Y así todo. No hay un equipo sólido. Mejor dicho, hay un equipo posible. Hay gente que labura y hay deseos personales y prioridades distintas. Pero lo más interesante que muestra la serie es que el objetivo se cumple a medias. Apenas si se llega a la mitad de lo que se proponen.

Por otra parte, algo también interesante es que no hay un plan maestro hecho en un laboratorio. Lo que hay es gente que hace lo que puede o no. Sí hay un plan a comienzo pero no se parece en nada al plan del final. Hay gente que va variando su accionar de acuerdo a lo que pasa. Hay gente que trabaja en malas condiciones y que tiene prioridades que se van transformando según los hechos lo van dejando. Todo se hace en medio de un sinfín de imponderables. Cada uno depende de lo que otros hagan y casi nunca esos otros hacen lo que se supone que deben o lo que desean los otros. Todo es precario porque todo debe contemplar la tarea humana de los demás.

Todo esto es ignorado o negado por el Taper de Sophia.

Estrategias macabras y Ejércitos yacentes

El inicio de las sociedades de masas trajo algunos problemas nuevos. Al incremento de infraestructura habitacional, sanitaria y de producción de alimentos, entre otras cosas, se sumó el problema de la muerte en masa. Si antes nos arreglábamos con un pequeño cementerio en el patio de la parroquia, después hubo que construir otros espacios más grandes y específicos para los muertos en cantidad. Pero además de los muertos por enfermedades, hambre o causas naturales, también aparecieron guerras con grandes desplazamientos de población que produjeron cantidades de muertos. En este fragmento de Gangs of New York, la peli de Scorsese, se resume todo el proceso. Entran los inmigrantes, se alistan al Ejército y del mismo barco que los lleva a la Guerra de Secesión bajan los cadáveres de los muertos en la batalla.

De hecho, fue esta Guerra civil la que dio inicio a la identificación de muertos en la batalla: The American Civil War marked the first time the United States made a concerted effort to identify dead soldiers. La guerra produjo entonces, una forma de administrar la muerte. Hubo que crear instituciones que gestionaran esas muertes. Así, el otro día pensaba en un tema relacionado con esto y leyendo una novela de Juan Filloy me encontré con algo que ilustra con un ejemplo:

En Paris, viví cuatro años en un sotabanco de Montparnasse. Me acompañaba un yanqui, que insumió esos cuatro años en una borrachera, celebrando el armisticio. Era inhartable. En 1922, su padre, un tabacalero de Kentucky, vino a buscarlo; mas, sistematizado ya en celebrar el armisticio yendo de “La Cigogne” a “La Coupole” y desde “Viking’s” a “La Rotonde”, se opuso al regreso. Los giros mensuales cesaron de llegar. Para reeducarlo, el padre le consiguió, por influencia de un Senador del estado, un puesto dependiente de la “American Battle Monument Comission”. No tuvo más remedio que doblarse. Pero hizo un pacto conmigo. Dividimos por mitades los dólares del sueldo. Yo cumpliría su misión mientras él continuase celebrando el armisticio… La falta de control permitió la estratagema. Y cuando se supo, la calidad de mi trabajo era ya un brevet incontestable. En efecto, obtuve el cargo de Jefe de Fichero en el “American Graves Registration Service”, o sea la oficina donde se registran las tumbas de los soldados de Estados Unidos muertos en Francia. En esta organización, que cuida también los cementerios y monumentos de guerra, mi vocación aritmosófica halló motivos para profundizar en el método. Me convertí así en un estratega macabro. Todo el Ejército yacente –ochenta mil expedicionarios– acató mis órdenes. Y fui el organizador de la muerte, en las mismas zonas donde los comandos aliados dispusieron la masacre.

(Juan Filloy, Op Oloop, Paidos, Buenos Aires, 1967, pp. 150-151)

Desde la Primera guerra mundial hasta 1991, la American Graves Registration Service se encargó de la administración de los muertos militares de Estados Unidos. Como la Guerra de Corea (1950) produjo numerosos muertos y el terreno era dificultoso, no hubo repatriación de los restos y entonces, se crearon cementerios en el lugar de la batalla. Recién después de 1950 se llevaron los cuerpos a EE. UU. Desde entonces, la política es repatriar. Así, se crearon espacios como éste. Se trata de un PUERTO MORTUORIO. Ahí, en el estado de Delaware (uno de los paraísos fiscales del mundo),  llegan todos los muertos en combate de Irak y Afganistán.

Mapa

Y desde ahí, se reparten hacia diferentes partes del país. Esos muertos no se mostraban hasta hace poco, cuando después de aprobar un nuevo envío de tropas a Afganistán, Obama se fue hasta la Dover Air Force Base a la medianoche para rendir honores a 18 muertos que acababan de llegar.

Fotos

Un gesto raro que no se sabe bien qué significación tiene: ¿mostrar sensibilidad ante las familias de los muertos después de que acaba de mandar nuevas tropas? Extraño, tan extraño como todo esto, como la administración burocrática de la muerte, como estos nuevos lugares mortuorios de la historia actual, como los nocturnos homenajes fotografiados.

HONDURAS

Con más del 70% de abstención, se celebraron las ilegítimas elecciones en Honduras.

En este video los relatos son en inglés pero los testimonios son en español.

Lo que no nos muestran de Honduras

                    Gracias Maria Eva

Papá Clarín está preocupado

“Corrupción: Argentina sacó otra mala nota en el ranking global”

Se trata de una organización ( Tansparency International) que se dedica a sacar encuestas sobre la “percepción de corrupción” en cada país del planeta la tierra, y con esto, según ellos mismos dicen, ayudar a reducirla.

Dice Clarín: “La Argentina, por cuarto año consecutivo, sigue ubicada en una muy mala posición en el ránking mundial de la corrupción: está en la posición 106 sobre 180 países encuestados” y esto se debe “al manejo irregular de fondos públicos y enriquecimiento patrimonial de funcionarios”. Aunque esto último es un agregado del gran diario argentino, ya que en la página de TI dice textualmente: “Políticamente, no partidista, TI no lleva a cabo investigaciones de presuntos actos de corrupción ni expone casos concretos”

TI ubica a la Argenitina con 2.9 puntos de transparencia. Así nuestro país quedó  por debajo de Uruguay y Chile que obtuvieron 6.7,  de Colombia, Brasil y Perú que se sacaron un 3.7; y por encima de Venezuela 1.9 (que está peor ubicada que la Honduras de Micheletti 2.5), de Ecuador con 2.2 y de Paraguay y Bolivia con 2.1 y 2.7 respectivamente.

TI ubicó a Alemania (su país de origen) muy bien en el ranking con 8 puntos, un poco por debajo de Noruega que obtuvo un 8.6. Este último, sin embargo, no alcanzó los estándares de transparencia de Estados Unidos que consiguió un 8.7.

Acá vemos que en el año 1995, pleno menemismo, la misma encuestadora ubicaba a la Argentina con 5.2, por encima de España, Grecia, Colombia y Brasil entre otros.

“una solución a la italiana contra el delito”

¡No pasarán!

 

Lo vimos acá y acá.

Tanguito inseguro

A %d blogueros les gusta esto: