Archivo del Autor: patronio1

Anuncios

A veces un poco no alcanza.

Tantas veces metido en medio de discusiones, enfrentando las posturas del todo o nada. Lo seguiré sosteniendo, creo en aquella premisa que dice “a veces lo mejor es enemigo de lo bueno”. Sin embargo esta vez, si bien el que viaja en tren asiduamente sabe que las cosas están un poco mejor que unos años atrás, como digo, a veces un poco no alcanza. Hay que ir en busca de lo mejor posible, enfrentando las dificultades.

Y las dificultades son muchas; pensando en el factor económico, si tenemos en cuenta que las transferencias corrientes al sector privado (subsidios al transporte a la energía sobre todo) superaron los 100.000 millones de pesos en 2011, la pregunta es si no conviene hacerse cargo directamente de la administración de los ferrocarriles en vez de transferir  dinero que, evidentemente, no termina yendo a mantenimiento. Que no se utiliza para mejorar el servicio, y si el único beneficio del pasajero es un boleto más barato, está bien, es mejor que nada, pero a veces un poco no alcanza.

Hacerse cargo de una nueva masa de laburantes asalariados es un inconveniente también. Lo mismo le pasó al Estado cuando estatizó aguas argentinas, también tuvo que absorber empleados cuando estatizó las AFJP y otro tanto con Aerolíneas Argentinas. Esa no es una consecuencia menor, porque una cosa es el Estado mediando en una puja salarial, y otra cosa es cuando el Estado es la “patronal”.

Menciono estas cosas (y se pueden mencionar tantas otras) porque estamos de acuerdo en la dificultad que implicaría la estatización, pero el Estado debe hacerse cargo de las dificultades y de los costos políticos  que de ella resulten. Es el Estado como representante del pueblo el primer responsable de tutelar los derechos ciudadanos, puede delegar la ejecución de las tareas en pos de ello, pero seguirá siendo responsable. Los malos manejos del grupo Cirigliano caen sobre todo en las espaldas del pueblo y del Estado argentino.

épica y consolidación

Estamos en un momento político que sin dudas, y no voy a decir ninguna novedad, contiene fuertes dosis de épica política. Lo sentimos claramente en la plaza el domingo en que salimos a festejar el aplastante triunfo de Cristina. Iba a decir que lo sentí, pero se que lo sentimos después de hablarlo con varios militantes kirchneristas y otros que apoyan pero no militan. El domingo la historia se nos vino encima, el hecho de estar en medio de la multitud escuchando no uno sino dos discurso de nuestra líder política, desde el bunker y después in situ, tuvo un fuerte contenido de reminiscencias al primer peronismo, a la vez sentimos que todos estábamos haciendo historia presente y futura.

Hablando con botellero, que está haciendo una experiencia particular de vida en Noruega, le preguntaba si alguna vez el país nórdico vivió una situación política cargada de épica, en su tránsito a esta sociedad de hoy en la que los grandes problemas están por ahora solucionados, el nivel de vida es muy alto, y en donde la gente casi ya no habla de política. botellero me dijo que si. Luego de la ocupación nazi, se convocaron elecciones generales en 1945 en las que triunfa el Partido Laborista que durará en el gobierno 17 años corridos, período en que Noruega se convierte en referente del Estado de bienestar en el mundo. No conozco la historia noruega, pero creo que no hace falta mucha imaginación para darse cuenta de la carga épica que habrá contenido la política escandinava después de pasar ocupada por los nazis del 40 al 45.

El kirchnerismo está pasando quizás por su cenit en materia de épica política, y de aquí en más no queda otra cosas que bajar su intensidad, el sólo hecho de saber que un próximo gobierno no tendría a un Kirchner ocupando el sillón presidencial lo dice todo. Confío en que en el 2003 comenzó un proceso político que cómo dice Ricardo Rouvier, llegó para quedarse; “es un proyecto que va más allá de los mandatos presidenciales, porque es un nuevo modelo económico- social y la clave está en el papel del Estado”.

La consolidación política, social y económica ¿llegará con un Estado más parecido a una maquinaria burocrática encargada de asegurar que las cosas funcionen medianamente bien?¿Es eso lo deseable? Que ni sueñe la clase media con una vida al estilo europeo, pero supongo que la militancia kirchnerista debe prepararse para una paulatina disminución en la intensidad del “drama”.

netbooks, wi-fi y rock and roll

La juventud está perdida… acá los vemos a estos vagos, disfrutando de una tarde de sol, con sus neetbook y con wi-fi gratis en la plaza de Guernica. La culpa es del gobierno. (la foto la sacó mi viejo, Gerardo Pignatiello padre)

 

Lecturas

La composición del voto a Macri es tan compleja como cualquiera (si de propuestas con voluntad de mayoría se trata); hay un porcentaje anti K, ideológico y convencido, y debe haber un porcentaje también anti K pero ni tan ideológico, ni tan convencido. Supongo que debe haber un porcentaje que emitió un voto de confianza, una oportunidad mas al empresario para que empiece a gestionar. No me gustan los análisis que se hacen desde una arrogancia ideológica, provengan de donde provengan, se dirijan a dónde se dirijan. Dante Gullo lo dijo muy bien esta mañana: “Hay que respetar al electorado, incluso al que no nos votó, porque en un gran número están convencidos también de votar a Cristina en octubre”. Aquí se desprende otro componente; el voto Pro-K, emparentado con el voto conservador típico en un período de estabilidad económica.

La línea del análisis de Mario Wainfeld del hoy en Página12 es la que debería primar, y análisis como el de Sandra Russo se deberían evitar. Nuestro problema, a esta altura, ya no es tanto el resultado como la lectura que se hace del mismo. No ayudemos desde adentro a construirnos un clima adverso que por ahora no existe. Como Mendieta, y diga lo que diga Delía, creo que el kirchnerismo se tiene que presentar al Ballotage, el costo político de no hacerlo sería muy grande y mancharía nuestra historia (teniendo en cuenta cómo Néstor llega al gobierno) planteando una paradoja al cuete. Además, no tiene ningún sentido quedarse con un 28% y renunciar a un 40% si es que, como muchos piensan, se va a replicar el resultado del 2007.

Una clase con Borón

Me apoltroné  más predispuesto que de costumbre, pues nada menos que Atilio Borón dictaba la clase de Teoría Política. Luego de concentrarse en los temas propios de la materia, se tomó la libertad – que yo sinceramente esperaba – de hablar de política mundial y local:

“el sistema capitalista por sus propias características, no está en condiciones de resolver la crisis económica y política, y es por esas mismas características del sistema que se llegó a la situación actual (…) vean sino el caso de Argentina, en donde nadie puede decir que el gobierno se ha quedado de brazos cruzados, y a pesar del fuerte aumento en el gasto social, la brecha entre los que más y los que menos tienen (que en 2001 era 32 a 1), sólo la pudo bajar dos o tres puntitos”.

 Borón maneja datos desactualizados. La verdad es que, después de la aplicación de la Asignación Universal por hijo, hemos llegado a reducir esa brecha enormemente, aunque sea insuficiente, y Argentina se convirtió en el país más igualitario de América Latina.

 Pero en su discurso plantea, implícitamente, un debate sobre el sistema; ¿Se han tensionado en Argentina todas las posibilidades que el mismo sistema brinda?

Las mismas medidas que el gobierno va tomando constantemente me indican que no.  Incluso existe una deuda pendiente, de muy difícil ejecución- pero que sólo el kirchnerismo es capaz de saldar- que es una reforma de un sistema tributario argentino enormemente regresivo.  

El discurso de Atilio Borón se compone del pesimismo propio del intelectual y un extremismo ideológico sobreactuado. El resultado mortal del compuesto es la inmovilidad. Por que corroe lo poco o mucho que se hace y plantea utopías de imposible ejecución, gravemente sesgadas por la distancia que separa el suelo de sus pies, y porque no tiene en cuenta las variables reales, resultados irrefutables del modelo.

Adorable puente

“Siempre supe lo que tenía que hacer, no lo supe de inteligente ni de ambiciosa, lo supe el mismo 28 de octubre cuando miles y miles me gritaron ¡Fuerza Cristina! (…) Lo que tengo que ser es un puente entre las viejas y nuevas generaciones”

En el video; una muestra de lo que pasó en aquellos días tristes, y a la vez  mágicos, en que fuimos a despedir a Néstor. Gracias presidenta por escuchar y comprender.

Gracias Zambullista por el video

“Todos unidos triunfaremos”

 

Mañana a las 17hs en la facultad de Ciencias Sociales (Santiago del Estero 1029) asistirá la fórmula completa del FPV en la CABA. Después de las elecciones para centro de estudiantes donde “Sociales por el proyecto nacional” y “La ues – Munap” compitieron por separado, vemos con gratificación la convocatoria conjunta para este acto  en apoyo a la fórmula que tiene la posibilidad de recuperar la ciudad e integrarla al proyecto nacional. Ahí estaremos.

24 de marzo

Consecuente

Clarín, consecuente en sus principios una vez más, decidió borrar de su tapa toda referencia a lo que se conmemora hoy. Pero claro, le da la importancia que merece en la editorial que hoy esccribe Ricardo Roa y titula; “una mala fotocopia de los 70”.

“El 24 de marzo no brotó por generación espontánea. Llegó precedido de una fragilidad institucional tan profunda que parecía a punto de romperse cada día (…) El golpe no puede ser entendido sin entender esa crisis”

El golpe de Estado encuentra un contexto propicio para ser, es cierto. Se dió en el contexto de una América Latina completamente asediada por golpes instrumentados por cipayos locales y conducidos por Estados Unidos. Esto se explica sencillamente; en Argentina se derribó a un gobierno débil y que ya había conformado la Triple A, pero en Chile se golpeó en el 73 a un gobierno socialista que proponía una serie de reformas en el Estado tendientes a beneficiar a las minorías excluídas. Los contextos políticos previos a los golpes en América Latina eran diversos pero el plan sistemático los trascendía.  

A %d blogueros les gusta esto: