Tarde o temprano

En busca de la tentación. El mundo no se volvió Tlön. No es esa tierra creada por idealistas. En cambio, en ese Aleph portuario que construye la prensa al empezar las madrugadas, desde el 2007 las carteleras de fierro amarillas de Constitución y otros barrios, nos dicen que el incesante y vasto universo se aleja del kirchnerismo porteño (en ese año, Cristina gana con el 47% y Néstor se va con el 60% de aprobación, pleno auge en el país menos Buenos Aires, SantaFe y Córdoba). Así como todo cambia, que cambiemos no sería extraño.

Algunos datos duros. Están medio al vuelo y redondeados, así que si me equivoco, me avisan. El PRO sacó 770.000 votos mientras que el FpV 456.000 y Psur 230.000. Esto es 45,7%, 27% y 13,7% respectivamente. Sumados los dos últimos no alcanzan para ganar y al PRO se le sumarán los de L. Murphy, Estensoro y Giudici. Y encima está por verse si ese casi 14% de Psur vota íntegro al FpV. Si miramos los mapas de Andy Tow, vemos que la mejor performance de Filmus-Tomada fue en el sur de la ciudad, sobre todo en las comunas 4 y 8. Sin embargo, perdimos ahí como en todas partes. Por su lado, Macri tuvo sus mejores números en la zona norte, comunas 2, 13 y 14.

Muchos sectores progresistas piensan que es en el sur donde hay que insistir con la misma campaña sobre el rol del Estado y la obra pública porque es la gente que más los necesita, pero en la campaña eso se hizo, aunque desde una óptica progre porteña que mostró un límite de acumulación (incluso los de PSur que nos voten en segunda vuelta no es necesario convencerlos con más progresismo porque si no los convenció todo el discurso de campaña de Filmus, entonces, no sé de qué estamos hablando). Me parece necesario reforzar ese discurso pro estado en ese sector sureño, pero lamentablemente, con eso no basta. Los números mandan. En esos lugares, no sólo perdimos, sino que además, vive menos gente que en los barrios donde Macri se impuso por mayor diferencia. Sumadas las comunas 4 y 8, son unos 307.000 electores, mientras que las 2, 13 y 14 suman unos 559.000. Es verdad, que en Palermo, Recoleta y Belgrano a esta altura pretender revertir números es arar en el mar. Pero en medio, hay una franja enorme que suma alrededor de 1.400.000 votantes y muchos indecisos.

La cosa es, o se hace ahora o se va a tener que hacer después, en 4 años, pero es necesario apelar a un electorado más amplio y hay que idear estrategias para representarlos. Ni la lucha antifascista de Fito (a Carrió y su “intelectual crítico (?)” Quintín, ese discurso paranoide que ve Hitler y Ceaucescu por todas partes les reportó un 3%) ni el mantenimiento a rajatabla de un discurso progresista que tiene ese límite de 30% (muy conservador eso de sostener un discurso que no te permite crecer para ninguna parte) ni lo que tenemos + S/sur nos da la victoria.

Ah, porque hay que ganar. El FpV es la mayor fuerza política a nivel nacional y tiene que intentar ganar en todos lados porque ganar es la única forma de transformar. Eso es lo que aprendimos con Néstor.

Todos los números (aunque redondeados por mí) son del impresionante Andy Tow.

Anuncios

Publicado el 15 julio 2011 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: