Lecturas

La composición del voto a Macri es tan compleja como cualquiera (si de propuestas con voluntad de mayoría se trata); hay un porcentaje anti K, ideológico y convencido, y debe haber un porcentaje también anti K pero ni tan ideológico, ni tan convencido. Supongo que debe haber un porcentaje que emitió un voto de confianza, una oportunidad mas al empresario para que empiece a gestionar. No me gustan los análisis que se hacen desde una arrogancia ideológica, provengan de donde provengan, se dirijan a dónde se dirijan. Dante Gullo lo dijo muy bien esta mañana: “Hay que respetar al electorado, incluso al que no nos votó, porque en un gran número están convencidos también de votar a Cristina en octubre”. Aquí se desprende otro componente; el voto Pro-K, emparentado con el voto conservador típico en un período de estabilidad económica.

La línea del análisis de Mario Wainfeld del hoy en Página12 es la que debería primar, y análisis como el de Sandra Russo se deberían evitar. Nuestro problema, a esta altura, ya no es tanto el resultado como la lectura que se hace del mismo. No ayudemos desde adentro a construirnos un clima adverso que por ahora no existe. Como Mendieta, y diga lo que diga Delía, creo que el kirchnerismo se tiene que presentar al Ballotage, el costo político de no hacerlo sería muy grande y mancharía nuestra historia (teniendo en cuenta cómo Néstor llega al gobierno) planteando una paradoja al cuete. Además, no tiene ningún sentido quedarse con un 28% y renunciar a un 40% si es que, como muchos piensan, se va a replicar el resultado del 2007.

Anuncios

Publicado el 11 julio 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Una pregunta que va a quedar flotando es cómo va a ser la relación entre oficialismo nacional y porteño en los próximos años. Porque está probado que pegarle continuamente a Macri no sirvió para nada. No le hizo nada. Hay que guardar los carteles de Macri con el bigotito y ponerse a pensar otra cosa.

  2. Es para pensarlo. La verdad que hasta ahora esa relación la viene marcando preponderantemente Macri, y tal vez siga siendo así. Si su estrategia de no confrontar continúa incluso después de estas elecciones, tal vez haya ahí una oportunidad para nosotros de convertirlo definitivamente en una fuerza local. Para mi no es tan grave una fuerza de derecha en la capital federal mientras no tenga proyección nacional.

  3. cuorecontento

    me gusta esa idea, es la democracia, no? porque hay que pensar que hay que ganar siempre,(claro que si ganamos mejor..jaja)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: