Sobre el paro de Micheli

El paro realizado por la CTA de Micheli pone en práctica su peor faceta, el comportamiento propio de la izquierda tradicional de nuestro país, dentro de la que se formaron varios dirigentes de la central. Se pone de manifiesto en su delirante lectura de la realidad y su maximalismo para enfrentarla, en la incapacidad para reconocer la oportunidad para llevar adelante medidas de protesta y en ese velado afán por mediatizar la política, que no es otro el objetivo ni los medios para alcanzarlo. ¿Cómo entender que un paro con decenas de cortes, entre los que hay que contar el puente Alsina y el puente La Noria, La Ricchieri y la General Paz, se haya convocado “porque hay chicos pobres, trabajo precarizado pueblos aborígenes a quienes les robaron sus tierras”, según palabras de Micheli que con alegría recoge Clarín, y sin embargo, muchos de los que formamos parte de la central, porque somos afiliados a algunos de sus gremios (ATE, en mi caso), nos hayamos enterado casi como si fuera una noticia de último momento? No viene nada mal, por esta razón, citar un párrafo del comunicado que publicó la lista Azul de ATE en referencia al paro:

 

En general un paro nacional es precedido de asambleas, paros parciales, paros de gremios, paros de ciudades, etc. Con programas o pliegos reivindicativos bien discutidos por la base. Trabajando bien las alianzas con otros sectores del campo popular. No existió ninguna de estas instancias intermedias, para garantizar su masividad, eficacia y acatamiento. Una medida de fuerza de carácter nacional debe tener todo este trabajo previo, sino es de carácter puramente testimonial y burocrático. En la lucha no se puede reemplazar a los compañeros por aparato.

El comunicado completo se puede leer acá.

Sorprende el enorme contraste entre la importancia de los motivos del reclamo y la total improvisación de la medida, y siempre es síntoma de lo banal de la acción gremial, la despreocupación y la irresponsabilidad con la que se abusa de la herramienta más cara y más fácilmente bastardeable que tiene el sindicalismo.


 

 

 

Anuncios

Publicado el 8 junio 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Bueno, para esto se la jugaron por Micheli y en contra de Yasky, ¿no?
    Al día siguiente de no-ganar ya estaba Micheli en todos los estudios de TN.

  2. Micheli cae en esa misma lógica de De Gennaro, de Pino, que se proponen crear una alternativa progresista aceptando todo el esquema mediático-conservador para construir poder político. Con todo el cinismo que esto implica. Son melancólicos de ese poder tipo Lula que soñaron construir antes de la llegada de Néstor y que ahora, aun cuando la realidad se dio vuelta, todavía insisten en armar. Una misma idea puede cambiar de signo político radicalmente si radicalmente cambia el contexto político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: