Universidad, pobreza y riqueza

Ya que hablamos de corporaciones, ¿qué pasa con la Universidad? Hace unas semanas salieron dos posts de Artemio que proponen un tema difícil y urgente. El problema tiene que ver con el salario y el empleo, y como fondo de la cuestión, la educación. De los mayores de 15 años que son más de 30 millones de un total de 40, más de 17 millones no completó el secundario. Eso repercute en el salario al que se puede acceder y a una pobreza estable que es difícil de bajar, si no se mete mano en los modos de acceso a la educación. En consecuencia, se incrementa la brecha de separación entre los que acceden a mejores salarios y los que no y, finalmente, el reparto de la torta salarial deja a una mayoría con salarios bajos, aun en una situación de porcentajes de desempleo bajos.

No se trata acá de una visión ilustrada de la educación. Es decir, no queremos repetir como karma que la educación es la solución a todos los problemas, sino fijar una serie de datos que ponen el tema educativo en el centro de la escena a la hora de pensar una mayor equidad en la disputa por el salario.

La revista TIME del 17 de enero de este año saca una nota muy buena que aborda el tema desempleo, trabajos perdidos y nuevos empleos en EEUU. Algunos números son bastante claros. De los nuevos trabajos que vendrán, sólo el 5,1% de los que tienen grado o posgrado universitario no los van a poder disputar, contra el 15,7% de los que tienen secundario incompleto.  Del primer grupo, el 37,6% va a quedarse con los nuevos laburos, mientras que apenas el 8,5% de los que no terminaron el secundario van también a tenerlos. Sorprende que terminar los estudios triplica las posibilidades: de los nuevos trabajos, el 26,2% de los que completaron el secundario se los quedan. A mayor nivel educativo las chances de obtener empleo son más altas. Y, suponemos, también aumentan las chances de tener mejores trabajos.

Ahora, en Argentina no tenemos el problema gringo. En EEUU, se avecina otra burbuja pronta a estallar que es la de los préstamos estudiantiles. Plotkin me observó eso el otro día. Los pibes que van a la universidad terminan con deudas enormes (la universidad es paga en EEUU) y con trabajos precarios de salarios bajos que no les permiten saldar esas deudas. Una imagen meramente ilustrativa, diría Geraldinho:

Por otra parte, también está el tema del carácter práctico de la formación. El bachelor gringo es bastante malo en ese sentido. Un pibe de una universidad privada cara puede llegar a pagar por 5 años de formación unos U$S 250.000 200.000 (un error, había multiplicado por 5 y debe ser por 4, que son los años de undergrad) y salvo que haya hecho Bussiness o Ingeniería o alguna otra carrera más, el resto es una formación muy vaga que apenas sirve como curso de ingreso para un master o un doctorado. Una especie de lujo humanístico.

Universidad Argentina

Acá vamos a la cuestión que se me fue un poco lejos. Argentina necesita plantear una forma más eficiente de articular sector productivo y sector educativo. Y, o tenés el modelo gringo donde las empresas meten plata en la universidad, sobre todo la privada, para orientar la formación según las inversiones que se están haciendo (mano invisible) o esa articulación entre producción y formación la hace el Estado. Pero para eso va a haber que revisar una vieja cuestión: la autonomía. A ese gobierno tripartito de profesores, graduados y alumnos le falta una pata. Ahí tiene que estar el Estado, con un representante permanente o de alguna otra forma, que represente al Ministerio (Eduación y Trabajo) y tiene que tener voz y voto  a la hora de pensar programas, estrategias de articulación con el capital privado, reorientación de carreras, y sobre todo, crear políticas de acceso a la universidad por parte de los sectores que no llegan nunca por más que la universidad sea gratuita. Las universidades del conurbano, en un lugar donde habiendo más de 10 millones de habitantes la oferta universitaria era escasa, concentrada geográficamente en la CABA y privativa por varias razones para sectores pobres, pueden ser parte de una solución para este último tema.

El blanqueo del laburo en negro es sólo una parte de la solución. Si la tendencia es la diversificación y el incremento productivo, seguramente los empleos que se generen serán de mejor calidad. Ahí, el sistema educativo (secundario, terciario y superior) debe cumplir algún rol más cercano a la realidad de creación y reparto de riqueza del país. Pero por ahí nos encontramos con una pequeña “corpo” entre los profesores universitarios. Quizás abro un paraguas antes de tiempo, pero…

Anuncios

Publicado el 19 mayo 2011 en Uncategorized y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. Hay dos palabras que usaste que se relacionan mucho con el problema de la relación entre el sindicalismo y la política de estos últimos días: “autonomía” y “corpo(ración)”. Si por autonomía universitaria se debe entender desvinculación del sector productivo por temor a que la economía “manche” el saber, entonces tenemos una universidad encerrada en sí misma, no abierta hacia el resto de la sociedad. Si después esa misma universidad reclama más presupuesto, más investigación, etc., entonces ahí ya tenemos, al menos en parte, una actitud corporativa, porque entonces a ese reclamo no se lo está integrando a las necesidades productivas de la comunidad.
    Respecto de la participación del estado nacional en la planificación de la actividad universitaria, totalmente de acuerdo. Sólo falta que los idílicos también piensen que estado mancha.

    • El Estado no se mancha (?). Además, si se analiza el incremento salarial que ha tenido el sector universitario en los últimos años, está como para exigirle algunas cosas. Y si a eso le sumás también el incremento en investigación, tenés material para trabajar y armar algo más orgánico y programático.

      • El problema es que para una buena parte del sector universitario nunca es suficiente cualquier aumento salarial y cualquier incremento en investigación. Además, si se habla de integración productiva de la universidad, entonces pretenden que sea la universidad la única guía exclusiva en esa relación, so pena de perder la autonomía.

  2. Alcides Acevedo

    Por favor, el post atrasa como mínimo 40 años.

    Veamos: hoy en Argentina un camionero… no, un colectivero… no, un portero… no, un boletero del SUBTE, gana más que un ingeniero. Es así aunque parezca increible, es algo conocido por cualquiera que tenga algo de calle.

    Curiosamente se trata de un fenómeno que puede observarse en los países centrales: muchas personas con “oficios” acceden a mejores salarios que un universitario.
    Les dejo la nota:
    http://www.ieco.clarin.com/economia/Empleo-educacion-respuesta_0_443355948.html

    Hay quienes se creyeron la mentira de que el gobierno mejoró sustancialmente la condición de las universidades y por eso llegó la hora de “exigir”, si supieran que cualquier camionero gana más que el decano de la Facultad de Ingeniería de la UBA se callarían la boca.

    • Desde el año 71 donde vivo te digo que tocaste un punto importante. Y tenés razón hasta cierto punto. De hecho, uno de los posts de Artemio que cito menciona que dentro de los que disputan mayor masa salarial están los trabajadores en blanco y sindicalizados, como camioneros. No toqué el tema de escuelas de oficios y los terciarios apenas los mencioné. Igual, me estaba refiriendo a una situación de incremento y diversificación de la producción y consecuente creación de puestos de trabajo que requieran de mayor formación educativa y quiénes van a ser los que accedan a eso. Y definitivamente la Universidad sobre todo en tema salarios está mucho mejor que hace 10 años.
      El primer grupo que mencionás, oficios que ganan bien o muy bien vimos que se consolidan con blanqueo y fortaleza sindical en la negociación. Pero la parte profesional tal vez requiera de otras herramientas y era la idea del post. Gracias por pasar.

    • Hay varios puntos de tu comentario con los que no estoy de acuerdo, pero me interesa hacer una acotación respecto de uno en particular, y es el que se refiere a la comparación entre actividades laborales. En primer lugar, camioneros y porteros son dos sectores de importancia, pero representan una pequeña parte dentro del universo laboral. En segundo lugar, el salario promedio de estas dos actividades está por encima del promedio salarial general, y por lo tanto, aporta poco usarlos como término de comparación respecto de los docentes universitarios, para argumentar que estos últimos no están siendo tomados en cuenta. En tercer lugar y en relación con lo anterior, si bien es seguramente cierto que el promedio salarial de los camioneros es superior al de los docentes universitarios, desde el 2003 hasta ahora el incremento salarial de estos docentes fue superior al de los camioneros. Por lo tanto, a la hora de evaluar la política laboral de este gobierno, me parece que se condujo bien en este asunto.
      s referencias a los EEUU.

  3. cuorecontento

    Hay una cuestión que me parece que falta en el post y en los comentarios. Se trata del aprovechamiento de los recursos humanos que el Estado con el aporte de toda la población contribuyó a formar. Es un desperdicio de recursos no orientar hacia las carreras mas necesarias para el desarrollo de la economía y de la sociedad, también es un desperdicio de recursos que los egresados no sean rapidamente absorbidos por las empresas , por el Estado o por las mismas instituciones educativas. En ese sentido me parece que estaría muy acertada esa participación del Estado en el gobierno de las universidades.
    Sobre el tema de la remuneración, creo que hay un avance pero que todavía esta muy atrás en relación a las necesidades, por mencionar solo un tema, las obras sociales siguen pagando a los profesionales con 6 meses de atraso entre 25 y 30 pesos por paciente, que en algunas especialidades como psicología significa pesos por hora.( A los pacientes les cobran los adicionales al mes de comenzado el tratamiento) Es un sistema de explotación que espero que la nueva legislación contribuya a cambiar.

  4. cuorecontento

    Acabo de leer el articulo de Clarin que recomienda Acevedo, la tendencia general del artículo es demostrar que no hace falta educación para ganar mucho dinero o tener buenos puestos de trabajo, lo cual es verdad. Pero estas ideas están asociadas a la mentalidad pragmática de que lo que vale es eso, ser notorio y tener dinero. Los conocimientos que sirven para aportar a tener una sociedad mejor y mas igualitaria y con mayores posibilidades de vivir una vida digna y feliz, no cuentan. Se privilegia la tecnología por sobre el humanismo. Para qué estudiar historia o literatura si podés obtener información en la computadora? Y quien va a cargar la información en la computadora, digo yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: