Un apunte sobre la derecha y su laberinto discursivo

Uno de los temas recurrentes para quienes nos reconocemos parte del progresismo nacional, es la incapacidad de los sectores conservadores de nuestra sociedad de construir y constituirse en una alternativa política en oposición al proyecto vigente. Para quienes comenzamos a interesarnos por la política durante los años ´90, incluso nos sorprende que quienes detentaron el poder durante tantos años hoy en día no logren siquiera ser minoría estable. La experiencia de una desarticulación impotente, de una ausencia de voluntad de poder político o simplemente la frustración de no poder cambiar el rumbo de las cosas por medio del agrupamiento y la acción pública, conformaban los rasgos de un progresismo denuncialista, utópico o sencillamente ausente. Sorprende hoy encontrarnos con la impericia de los que no pueden poner en relación efectiva el poder económico y el consenso político. Parecía tan fácil durante los ´90. Parecía inevitable. La inevitabilidad, sin ir más lejos, era una de sus banderas.

Pasaron diez años desde esa debacle del 2001, y el conservadurismo argentino hizo oidos sordos al resquebrajamiento del consenso establecido. La necedad de la respuesta formulaica de un liberalismo dogmático, alentada por organismos y potencias internacionales, impidió toda autocrítica, y no hubo sector de derecha que amagara con reconstruir su posición, no hubo reconocimiento de sus fisuras ideológicas y de la necesidad de reagrupamiento sobre nuevas bases, con los tiempos y el esfuerzo que estas tareas implican. El cortoplacismo, la falta de planificación, que fueron pretención de Estado durante el menemismo, parecieran haber guiado una política de coyunturas que no dejó espacio ni lucidez para considerar que entre el sentido común neoliberal y la realidad imperante se había creado un hiato de sentido, y que la batalla por establecer y consolidar esa relación es el núcleo de la disputa política. Pasaron diez años y estamos lejos de ver un partido de derecha, de alcance nacional, con voluntad y capacidad de gestión y un proyecto nacional. El conservadurismo carece de las herramientas y las instituciones necesarias para generar consensos de contenidos específicamente políticos, y los medios de comunicación no modelan identidades políticas. Se pretendió que el consenso se puede formar a partir de un discurso liberal-leguleyo, de la demonización delirante, de la negación o la agresión impúdica, y eso no es consenso, ni mucho menos puede aspirar a ser sentido común, si entendemos, en términos políticos, que el consenso y el sentido común consisten en estrategias que se nos aparecen como naturales para la resolver los problemas que se presentan en el orden público.

Hoy nos encontramos ante un desfasaje histórico, un desfasaje de construcción política, de construcción de sentido político. El lenguaje huero de la oposición no es comparable con hacer nuevamente aceptable para una gran mayoría que la mejor estrategia para alcanzar una jubilación digna es un sistema de reparto solidario. Esta idea tal vez no se haya impuesto todavía como sentido común, pero va en camino de lograr un fuerte consenso. La educación como deber público, la pertinencia del Estado en los grandes negocios, los derechos humanos como parte de la identidad nacional, son otras tantas evidencias de la distancia entre la formación de un sentido público por parte del kirchnerismo y la inconsistencia discursiva de los que se dedican a patear el hormiguero.

Anuncios

Publicado el 2 mayo 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Hablando de discurso, parece que no sólo con los hormigueros es la cosa:
    http://www.infobae.com/notas/579156-Fuertes-palabras-de-Rodriguez-Larreta-contra-el-kirchnerismo.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: