La paradoja del movimiento

Siguiendo con las exitosas ideas de Desparejo;

De última, considerando que la política es dinámica, prefiero a los que fueron liberales en los 90 y que hoy siendo gobernadores, intendentes o ministros, están dentro del proyecto, que a los que son tan de derecha que prefieren proyectos destinados al fracaso antes que comerse el sapo de los derechos humanos. Mientras que los exquisitos de la política criticaban a Néstor por “haberse encerrado en la estructura del PJ”, el flaco no sólo ejerció el control sobre el aparato obligándolo al acompañamiento de diatriba y política progresista e inclusiva, también consiguió cierta depuración provocando el abroquelamiento de la derecha más reaccionaria del peronismo en la vereda de enfrente; tuvieron que crear una nueva fuerza (Peronismo Federal) que hoy parece estar conducida por la expresión más vieja y anquilosada de la política argentina (Eduardo “tachuela” Duhalde).

Ahora bien. Debemos reconocer, dadas las últimas circunstancias, que tenemos un problema con nuestra propia dirigencia. Así como hay un abismo entre dirigentes de la oposición como Mauri, que ayer se parecía al rey tartamudo dando su primer discurso, y Cristina que volvió a dar muestras de que está en su mejor momento, también hay un abismo entre la presi y el resto dentro del propio kirchnerismo. Exceptuando los valores de siempre entre los que destacan el chivo Rossi y Pichetto, contamos en las filas con algunos bocones y otros descuidados. Tan sólo imaginemos la crisis que se desataría dentro de la fuerza si la presidenta decidiera no ir por la reelección.

Como dijo ayer Cristina, algunos que no la querían tanto ahora la quieren un poco más. Entre las reacciones de la oposición ante su magistral discurso, se destacaron las palabras contemporizadoras de Felipe Solá. A la legua se ve que se quiere acercar, y no van a faltar quienes le den el portazo para romperle la ñata. ¿Hay que mantener siempre bien abiertas las puertas del movimiento? Los que quieran volver que vuelvan y se pongan el casette peronista de Perón. Quiero más barones conurbanos que no metan tanto la gamba y un poco menos de Aquiles progresistas que están siempre un metro atrás de la tortuga.

Anuncios

Publicado el 2 marzo 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: