Casamiento para todos

Hace algunos años participé en una discusión sobre nuestro tema en boga, el matrimonio sin distinción de sexos. Allí aprendí una lección: cuando las posibilidades de perder una contienda son muchas, la corrección política se va al joraca.

Tuve que argumentar mi posición a favor de la unión matrimonial indistinta. Con varias idas y venidas comprendí que todo se centraba en la posibilidad de la adopción y\o descendencia. Siendo que la “corrección politica” de mis interlocutores, y la del estado mismo, no tomaba a la homosexualidad como una enfermedad sino simplemente como una orientación sexual, me desidí a tomar el toro por esas astas. Teniendo en claro que la mayor factoría de humanos homosexuales no es otra que la pareja heterosexual tradicional y que la misma regla puede darse a la inversa, preferí tomar los miedos ajenos como objeto de inspección. Si la homosexualidad no es una malformación de la personalidad ni una enfermedad, si es simplemente una orientación sexual como cualquier otra, pues entonces que los hijos criados por homosexuales sigan ese patrón no debería ser un problema para nadie. Pero claro, ahí esta es famoso meollo del asunto. La homosexualidad es una enfermedad. Es una malformación. Es una depravación. Es algo a lo que temer.

Mientras que países enteros luchan por un control de natalidad, los retrógrados hablan de la extinción de la raza humana. Y no solo eso: el abuso sexual infantil y la homosexualidad parecen ir de la mano, sobre todo para gente que permite ser perdonada de sus pecados por comepurretes adictos.

Juro que creí escuchar argumentaciones conspirativas sobre una secta perversa que establecería un orden mundial de, ya no homosexualidad, sino libertinaje sexual con orgias constantes donde todo el mundo daba y recibía por igual sin distinción de sexos, razas o eslabón en la escala zoológica.

Y si, se van a los caños. Les agarra el terror. Y eso en el mejor de los casos, porque a veces son solo unos reverendos hijos de puta, a un paso de declarar la supremacía heterosexual cual si fuera la otra, la blanca.

Hace poco escuche una reflexión tan ingenua como cierta: los pibes necesitan alimentación y amor.

Cuando la discución arde en actualidad cuesta menos no mostrar los dientes, así lo hace la iglesia católica, así lo hace el abogado de los Noble cuando pide el hueso, y hasta Luis Juez repitiendo hasta el cansancio, a modo casi de disculpa por su posición favorable al proyecto, que él es heterosexual. Me molesta un poco que el tipo insista en contarme dónde la pone.

La presidenta dió un discurso a favor del matrimonio democrático, o sea, casamiento para todos. Pocas veces vimos a nuestros gobernantes de ese lado de la vereda. Eso es lo que tenemos. La alternativa es lo otro. Hay cosas que son imparables, si la ley no sale seguiremos en el anacronismo legal.

Anuncios

Publicado el 11 julio 2010 en Curas Bufarras, Derechos Humanos, Homosexualidad, Opinión. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Hay que afinar la oreja porque la homofobia viene disfrazada

    Para mí el meollo del asunto ni siquiera son “los chicos”.

    Intuyo que si proponen una unión civil con adopción y todoxs los derechos que ahora otorga el matrimonio, la iglesia lo banca

    lo que quieren es que la discriminación siga institucionalizada

    un beso,
    paula

  2. Me refería al tema central de esa determinada discusión que tuve y compartí en el post, y estoy de acuerdo que la discriminacíon y la intolerancia vienen en muchos frascos.En este caso no solo apuntaba contra la iglesia sino tambien con ciertos interlocutores que consideranddose a si mismos como “bienpensantes” se oponen buscando el exedente de patas al felino.
    Gracias por pasar Paula, un beso para vos

  3. cuorecontento

    Cuál será el fondo de la cuestión? porqué tanta resistencia a los cambios? Porque si nos remontamos a la historia del matrimonio nos damos cuenta que la iglesia lo sacralizó cuando ya no les quedó otro remedio, cuando ya estaba instalado socialmente y todo lleva siglos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: