Funcionario paralelo

En estos días Eduardo Sigal es el elegido por la opsición y los medios de la “restauración conservadora” para limar la imagen y la credibilidad del gobierno nacional. La finalidad “paralela” es también embarrar la relación comercial virtuosa entre Argentina y Venezuela.

soplar y hacer botellas nació  allá por el 14 de Julio de 2009, precisamente con una entrevista que nos concedió el Subsecretario de Integración Económica del Mercosur. Vale la pena releerla para ver, entre otras cosas, en qué consiste esa relación tan positiva, la magnitud y el salto cualitativo del intercambio comercial entre ambos países, el rol de Venezuela en el contexto latinoamericano, y de paso algunos entremeces de la gestión que normalmente no se leen en los medios.

Entrevista a Eduardo Sigal, Subsecretario de integración económica del Mercosur.
Eduardo Sigal es Presidente del Frente Grande y, desde 2003 con Nestor Kirchner y hoy con la Presidenta Cristina Fernandez, es Subsecretario de Integración Económica del Mercosur.
En la siguiente entrevista que le realizamos en su oficina de la Cancillería, nos contó sobre los avatares que existen detrás de los avances en materia de integración regional.

sigal

¿Qué país considerás que tiene un rol más activo a la hora de proponer políticas en materia de integración?

Argentina es muy pro-activa, empecemos por ahí. Después, Brasil es muy pro-activo en materia de políticas económico-comerciales, de la participación de los organismos multilaterales y de las propuestas para llevar en conjunto. Venezuela también es muy activa, fundamentalmente en las problemáticas de carácter social, en las cuestiones que tienen que ver con la inclusión, poniendo las políticas económico-comerciales en función de lo que estamos buscando que es mejorar la calidad de vida de nuestros pueblos.

Es muy frecuente escuchar que las propuestas de Venezuela son inviables ¿considerás que es así?

Venezuela, en general, tiene capacidad para proyectar o para instalar cuestiones
estratégicas de futuro. A veces hay condiciones materiales para llevarlas a la práctica y a veces no. A veces las crisis, como la que estamos viviendo hoy del sistema capitalista, te impiden instrumentar estas ideas, pero el Banco del Sur parecía una utopía y hoy estamos por comenzar sus operaciones. El ferrocarril del sur, de los 7000KM que tendría aproximadamente, el 50% ya está construido y hay que interconectarlo. Después, hay que ver las condiciones que tenemos desde el punto de vista financiero económico en el marco de las crisis como para ver si se puede instrumentar o no.

¿Cuál es la modalidad de trabajo de esta subsecretaría? ¿Las iniciativas llegan siempre desde más arriba o existe espacio de propuesta para ustedes?

Estamos muy interrelacionados. Actuamos al unísono con el Ministerio de Producción y el Ministerio de Economía. Las propuestas en general salen de acá, de la secretaría, o receptamos las orientaciones generales que establece el Canciller, en este caso Taiana y antes Bielsa, en su momento con el ex Presidente Néstor Kirchner y hoy con Cristina Fernandez. Ellos fijan las pautas, se generan los criterios y después, la forma o la traducción en iniciativas concretas se la damos aquí, en la subsecretaría, o en relación con otros ámbitos internos de la propia Cancillería que a veces tienen más responsabilidades directas o indirectas. Esto nos obliga a un proceso de consulta permanente entre las distintas áreas.

Tomemos un hecho puntual, por ejemplo aquel en el que Cristina y Lula anuncian que, desde ese momento, la Argentina y Brasil dejarían el dólar para pasar a realizar sus transacciones comerciales en pesos y reales. ¿Cómo fue la trastienda de ese anuncio? ¿Cómo fue el trabajo previo?

Primero una precisión. No se produjo un cese de la comercialización en dólares. En realidad, habilitamos la posibilidad —eso es optativo—, de que el comercio entre los dos países se realice en monedas locales, pesos y reales.
Esto primero surge cómo idea. Después, nuestros bancos centrales se ponen a trabajar durante prácticamente un año y medio hasta que diseñaron ¡la idea! del mecanismo, y después, hubo que traducir eso en un papel, en un proyecto, un acuerdo y un sistema operativo. En realidad, esto puede abarcar el principal comercio que tienen nuestros países en la región. Entre Argentina y Brasil, en 2008, tuvimos un comercio de 31 mil millones de dólares. En 2009, será menos, producto de la crisis y los procesos recesivos que generan el achicamiento del intercambio comercial.
Trabajaron los equipos técnicos mucho tiempo. Hubo reuniones de los presidentes, de los directores de bancos centrales, siempre con el apoyo de ambas cancillerías y, por supuesto, las embajadas y consulados de los países y, además, las propias consultas con los sectores privados de nuestros países porque estas cosas no se pueden hacer solamente como un ejercicio de gabinete o de tecnócrata: esto requiere llevarle la propuesta a los sectores productivos concretos, recoger sus primeras reacciones y ver si hay plafón para avanzar.
Lo instrumentamos prácticamente cuando empezó la crisis financiera y económica internacional y, la verdad, no estamos satisfechos con el monto de las operaciones realizadas, pero creo que merece más a la desconfianza de los propios empresarios por la situación de crisis que al mecanismo en sí, que va a traer un abaratamiento importante en los costos, sobre todo de la transacción financiera. Por supuesto, eso apunta a beneficiar a las pequeñas y medianas empresas.
No hay que descartar que por el tipo de relación empresarial que existe entre Brasil y Argentina, lo que se llama el comercio intra-empresa, o sea, de grupos empresariales que están en ambos países que hoy concentran una parte sustancial del comercio y que, muchas veces, sus casas matrices no están ni en Brasil ni en la Argentina, estas empresas evalúan qué es lo más conveniente en función de la situación que están atravesando. Lo que quiero decir es que hoy las automotrices o cualquier otro sector prefieren mantener las transacciones en dólares porque en esta crisis internacional necesitan esos dólares para hacer frente a sus problemas.

¿Cambia la dinámica de trabajo en períodos de crisis?

Las crisis repercuten. Es muy difícil hoy, por ejemplo, plantearse una negociación de carácter comercial. ¿Sobre qué parámetros? ¿Dónde estás parado? ¿Cómo van a evolucionar las cosas? Cuando hablo de negociaciones comerciales no estoy hablando de un producto, estoy hablando de un acuerdo país-país. Este tipo de cuestiones en este momento es muy difícil, pero no solo por la Argentina. Yo diría que la Argentina está plena activamente y, en proporción, mucho mejor que otros países del mundo. En el Mercosur en general, estamos bastante bien, enfrentando la crisis, no digo que no nos afecte; sí nos afecta, pero tenemos parámetros que nos permiten enfrentarla con ciertas certezas.
Cuando vos te ponés a hablar con otros países es muy complicado. Acá lo que tenemos que cuidar hoy es que no se nos destruya el sistema productivo nacional, que se articule bien lo que es el mercado interno con el comercio exterior. Yo estaba mirando hoy algunos números que nadie se atrevió a dar todavía. Yo creo que si la tendencia sigue así la Argentina va a tener un superávit comercial de alrededor de 20.000 millones de dólares este año, un 70 u 80% más que el año pasado, cómo fruto de que hemos achicado más las importaciones de lo que se han achicado las exportaciones. ¡Entre 18.000 y 20.000 millones de dólares! Es una cifra fabulosa. Cuando yo llegué acá, en el año 2003, Argentina exportó en todo concepto 25.600 millones de dólares. Estamos hablando que casi el superávit comercial va a ser semejante a todo lo que exportaba la República Argentina hace 6 años. El año pasado exportamos 71.000 millones de dólares, este año nos vamos a achicar, vamos a andar en alrededor de 58.000 o 60.000 millones pero con un superávit fenomenal. Ese superávit te permite seguir acumulando divisas en el Banco Central, te permite hacer frente a los compromisos externos que tenemos, te permite destinar parte de esos recursos a mantener y desarrollar el mercado interno, te permite hacer obras públicas, te permite establecer un fondo de convergencia estructural donde Brasil aporta el 70%, Argentina el 27%, Uruguay el 2% y Paraguay el 1% y que se destine 47% a Paraguay, 33% a Uruguay, 10% para Brasil y 10% para Argentina, en un acto no sólo de reconocimiento de que existen diferencias en los desarrollos, sino que se establezcan políticas solidarias de Estado. Son 100 millones de dólares anuales no reembolsables. Es algo que no tiene antecedentes y que no se puede medir por lo que significa en plata, que puede ser mucha o puede ser poca, sino como hecho político solidario, de tener voluntad de cambiar la realidad que es espectacular por parte del Mercosur, y Brasil y Argentina especialmente.

Pero es dificultoso coordinar prioridades en tiempo de crisis.

Y aparecen nuevos problemas también. Las diferencias o controversias entre los sectores privados también se te acrecientan. Cuantas más relaciones tenés o más comercio tenés, más tensiones entre los sectores privados se te suelen plantear y a veces se te traslada al ámbito intergubernamental.
Nosotros, con creatividad, hemos ido experimentando nuevos mecanismos. Lo que tenemos establecido con Brasil: la comisión de monitoreo del comercio por la cual nos reunimos una vez por mes para analizar sector productivo por sector productivo, ver las dificultades, ver si apareció alguna controversia, sentar a los sectores privados para llegar a un acuerdo. Es un mecanismo integrativo muy fuerte que sólo gobiernos con un fuerte compromiso con la integración regional y una fuerte visión estratégica de cómo insertarte en el mundo global en el marco de la crisis lo pueden hacer. Si no, es imposible.

Volvamos al hecho que cité antes, el anuncio de Lula y Cristina. Es un acontecimiento simbólico que, cómo explicaste, tiene detrás un trabajo concreto muy arduo. Es decir, el trabajo concreto es la materia de la que está hecho el acontecimiento simbólico. ¿Considerás que existe alguna forma de comunicar mejor ese trabajo concreto para que quede más en evidencia que la construcción política es más compleja de lo que se muestra?

Yo digo que la ineficiencia en la comunicación de todos nosotros es muy grande. Lo que pasa es que cuando vos estás en la gestión y resolviendo cosas de la gestión, te condicionan los tiempos para poner atención a la comunicación de la propia gestión. Después tiene que ver con el interés que tengan los medios a la hora de decidir qué se comunica y qué no se comunica. Y después, a cuánta gente le puede interesar. En general, interesan más los resultados o los problemas que los procesos de gestación.

¿Te queda espacio para reflexionar sobre tu oficio?

Nosotros tendemos a hacer cada más o menos dos meses encuentros de los directores de las distintas áreas para evaluar lo que hacemos y, muchas veces, invitamos consultores externos para considerar temas que nos sirven para reflexionar sobre cómo estamos instrumentando o no las políticas.

Hace un tiempo, en una decisión soberana, el Gobierno de Venezuela nacionaliza Techint. Seguidamente, por lo que se genera mediáticamente, el gobierno argentino se ve obligado a pedir explicaciones sobre el caso. ¿Qué lugar ocupa en la agenda la resolución de esos problemas laterales?

Depende de la gravedad del momento o las circunstancias. El grueso de las cuestiones cotidianas es andar con un matafuego apagando incendios o tratando de resolver imprevistos. Sin embargo, cuando están establecidas líneas generales sobre hacia dónde uno está marchando, todo se hace más fácil porque uno va encuadrando los problemas diarios dentro de la estrategia que te has propuesto. En eso, esta Cancillería es bastante ordenada, bastante previsible. Hay mucho personal técnico capacitado, acá no falta materia gris. Es un ministerio chico, de 1.800 o 1.900 personas entre todas las embajadas y consulados del mundo, y por eso, es más fácil trabajar. De esa cantidad de personas el 50% es diplomático y el otro 50% es personal de apoyo.

¿Pueden lograr plena y permanente conciencia de que su trabajo es en función de fines que exceden la cartera que es de su responsabilidad?

Eso, sobre todo los diplomáticos, lo tienen muy aprendido. Uno, en alguna medida, es un eslabón de una política global, a la cuál le ponés la creatividad y tenés márgenes para hacer y errar también ¿eh? Acertar y errar. Pero eso te incentiva, eso te permite despegar creatividad.

Anuncios

Publicado el 5 julio 2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. cuorecontento

    LOS SUEÑOS DE LA DERECHA

    http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1281403

    Por si hacía falta Grondona nos confirma los sueños de la derecha. Aprovechando la lógica desesperanza momentánea que trajo el revés en el mundial, arremetió mezclando todo.
    Pero el pueblo le salió al cruce restableciendose rapidamente y reafirmando el espíritu del bicentenario. Un tropezón no es caída y no se puede hacer leña del árbol caído. ¿árbol caído? también me parece una exageración. No siempre se gana pero eso no significa que se venga abajo todo por un revés en un partido de futbol por más mundial que sea.
    Claro que queríamos la copa, pero podemos seguir construyendo con o sin ella, construyendo en todo sentido, también en ´futbol, pero sobre todo en igualdad de oportunidades para todos los argentinos.
    Por eso cuando ví que arremetían sobre el modelo de redistribución desde varios lados aprovechando el momento pensé que tener iniciativa no significa más perversión.

  2. cuorecontento

    LOS SUEÑOS DE LA DERECHA II

    Ayer Majul y hoy otra vez el “racional” Grondona arremeten contra el sentimiento de los argentinos abogando por la “racionalidad” de los europeos. Será mucho pedir que recuerden a donde lleva esa racionalidad ? Sí, creo que no se les puede pedir sentimientos solidarios a quienes sólo le importan el dinero y la fama . http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1282550

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: