Esclavitud en el 2010

Por cuore contento.

Ante la inminente celebración de un nuevo 1º de Mayo en que rememoramos a los mártires de Chicago que entregaron sus vidas en la lucha por las 8 hs de jornada laboral, es importante dar una mirada a lo que se perdió y a lo que en parte recuperamos en la Argentina gracias a que el neoliberalismo y la flexibilización laboral no pudo instalarse en estas tierras.

Con todo y a pesar de los importantes pasos dados aún existe trabajo en negro y trabajo en condiciones de esclavitud. Se han desmantelado muchos talleres clandestinos pero lejos está de haberse erradicado totalmente esta situación inhumana para muchísima gente del campo y la ciudad.

Esta nota se refiere a Bolivia, pero no me extrañaría que en muchos lugares de la Argentina pase lo mismo.

La nota comienza así:
“En el Chaco boliviano, cerca de la frontera con Argentina y Paraguay, actualmente viven unas 600 familias guaraníes en condiciones que constituyen formas contemporáneas de esclavitud. Lo dice así, con todas las letras, un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publicado esta semana.

Por supuesto que el Chaco boliviano no es el único lugar del mundo, ni de la región, ni siquiera de Bolivia, donde se practica la esclavitud. Según la Organización Internacional del Trabajo, en América latina y el Caribe la incidencia de trabajo forzoso es de 2,5 víctimas por cada mil habitantes. Pero el caso del Chaco boliviano es quizás el más flagrante y alevoso, o simplemente el mejor documentado. Según la comisión, las prácticas esclavistas en esa zona se vienen llevando adelante desde hace más de un siglo, “ante la pasividad de las autoridades regionales e internacionales”.

La nota agrega que a pesar de tener un gobierno como el de Evo poco se ha podido hacer al respecto, no porque no lo intentaran, sino debido a la fortaleza del sistema dominante que cuenta con sus propias fuerzas armadas y que la intervención del Estado muchas veces agravó la situación de los trabajadores que se han visto forzados a subsistir en peores condiciones aún. El autor opina que no sería conveniente intervenir con la fuerza, que hay que dejar actuar a las instituciones.
Conversando del tema con Patronio1, él decía que no se duda en reprimir a los delincuentes comunes, pero cuando se trata de la delincuencia emparentada con el poder económico se tienen muchas contemplaciones.
Supongo que no es un tema sencillo de resolver pero da un poco de impaciencia ver que subsistan tamañas injusticias.

Anuncios

Publicado el 30 abril 2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: