Lo que a mí me preocupa es lo que les preocupa a todos.

“Una ilusión, admitámoslo, no puede ser comprendida enteramente si no es con referencia al principio de realidad que elude” (Grignon y Passeron, Lo culto y lo popular, Nueva Visión, Buenos Aires, 1991, p. 20)

¿Por qué la preocupación por el clientelismo (también acá) cuando lo que se acaba de anunciar es la ampliación de un derecho? Es evidente que por un lado muestra la preocupación de un sector social al que no le interesa saber qué es eso de lo que habla, sino simplemente demonizarlo. Está, además, más preocupado por ver los problemas que puede generar una buena medida, antes que ponderar la bondad de la medida. Está más preocupado por expresar su preocupación, su prejuicio, que el análisis de la medida. La actitud se muestra en cada intervención.

Quieren que los pobres, los desclasados, los desocupados, se comporten como clase media, que tengan sus mismas preocupaciones, pero que no accedan al mismo estado material. Comportamiento burgués con ingreso de lumpen. En esas opiniones, la dominación simbólica intenta ocultar la dominación material y social. La igualdad de preocupaciones niega, no nombra nunca, la desigualdad económica que distancia a las clases.

Hay un mundo de relaciones de fuerzas, de actores sociales, de instituciones, de grupos, ahí, donde están metiendo las narices, que no aparece en los artículos de Clarín y La Nación ni en las declaraciones opositoras. No hay razones, no hay historia, no hay estudio de dinámicas sociales. A ese mundo que puede ser diferente sólo se lo muestra como algo a lo que le falta para ser igual al que escribe sobre ese mundo.

Milagros Sala lo dijo mejor: “La sociedad tiene que entender que se puede convivir con los que menos tienen”

Anuncios

Publicado el 31 octubre 2009 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. cuore contento

    Estaba mirando recién en canal 9 (perdón ) un programa que seguramente tendría otra intención que crear conciencia de la urgencia de soluciones. Se trata de la situación de indigencia en la zona del impenetrable en Chaco donde la desnutrición y la tuberculosis está haciendo estragos en la población. Se me ocurren por lo menos dos reflexiones, por un lado pienso que seguramente la retribución por hijo en éste como en muchos otros lugares del país va a salvar cientos de vidas y que si se seguia demorando por la discusión en el congreso estarían irremediablemente pérdidas.
    No es que piense que con esto se va a terminar la pobreza, ni con esto ni con el doble, pero si se acompaña la retribución con una ayuda de emergencia en salud y educación, en mejorar la situación de vivienda y condiciones sanitarias mínimas como agua potable y retretes, seguramente el cambio se va a sentir.
    Y esto no tiene nada que ver con manipular la población.
    Pensaba en esto de la deuda histórica y en cuantas generaciones se necesita para recuperar una mínima transmisión de pautas culturales solidarias que perdimos con el neoliberalismo.
    Y la conciencia de que la retribución universal por hijo es un derecho de cada niño y no es caridad ni filantropía como se quiere hacer creer. Si cada trabajador recibe un salario familiar, con más razón lo debe recibir aquel que quedo fuera del mercado laboral por la destrucción que ocasionó el neoliberalismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: