Más sobre las desventuras del homo boricuensis

Estos son los momentos que sirven para medir reacciones. A ver cómo salta uno o el otro. Y son los momentos esos (como cuando se habla de la posibilidad de despenalizar el aborto) en que vemos cuál es el grado de conservadurismo existente. Claro que lo comprobamos más en los medios que en la sociedad.

La compañera boricua Casanova nuevamente nos desasna sobre cómo se calienta la discusión en la isla.

Lo obvio y lo obtuso

Si el arte de la vanguardia se empeñó en negar la evidencia o trastocar la realidad percibida, Ceci n’est pas une pipe o el urinal de Duchamp que no es urinal sino arte, tal parece que la religión y la moral se valen de lo literal y evidente para confirmar lo percibido y emitir un juicio.

magrittepipe

Duchamp_Fountain

Cuando René Pérez de Calle 13 le llama “hijo de la gran puta” al gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, la crítica no cesó de señalar el carácter denigrante de la sentencia y su correspondiente antifeminismo: Pérez estaba llamándole “puta” a la madre de Fortuño; por lo tanto, para Calle 13 las mujeres son putas.  Ergo, René Pérez es un machista.

A su defensa sale la madre del cantante, Flor Joglar, diciendo que su hijo sería incapaz de insultar a ninguna mujer “y eso lo demuestra todo el amor que él siente por mí como su madre, que soy mujer, por sus cuatro hermanas, por su abuela. Nunca lo ha hecho y jamás lo haría. Esa frase definitivamente no fue dirigida a ninguna mujer, sino a la conducta y acciones de Fortuño, las decisiones tomadas por él como gobernador, y ahí no hay discusión” .

Lo que parece inverosímil es la necesidad de hacer una aclaración de este tipo.  ¿Quién que se precie de saber leer y escribir o hacer uso mínimamente correcto del español puede llegar a creer que la frase “hijo de puta” ser refiere, realmente, a la madre del insultado (“un insulto tan sucio y cobarde a la madre del gobernador”?  Más aún, ¿qué efectividad tiene señalar la posible profesión maternal en una denuncia contra las acciones del hijo?  Ciertamente, ninguna, y Calle 13 lo sabía.

El empeño en lo literal es el lugar cómodo que no admite explicaciones, sino que da por realidad lo dicho, visto, escrito, percibido y, además, lo enfatiza, lo vuelve redundante y tautológico.  Decir “hijo de puta” es igual a decir “la madre es puta”.  Lejos queda ya la metáfora o el símbolo y su carga, a veces oculta, para comunicar un mensaje.

Iglesia en Philadelphia

La tautología de la foto de esta iglesia es risible y recuerda a las técnicas pedagógicas de poner “refrigerator” en la nevera, “window” en la ventana, etc. en un salón preescolar que enseña inglés.  En ese caso, al gobernador de Puerto Rico le valdría con sólo decir “I am Fortuño” y las explicaciones sobran.

Anuncios

Publicado el 20 octubre 2009 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: