La logica

amalia

Vamos de visita al museo de la señora Lacroze de Fortabat. No vamos a indignarnos por sus caprichosas posesiones de obras que pertenecen a la historia del hombre. No vamos a cuestionar el porque de la pertenencia a una colección privada de piezas de la cultura egipcia con mas de 2000 años de antigüedad. Hagamos un esfuerzo por no preguntarnos por la legitimidad del poder económico por sobre los derechos de los pueblos a su propia historia. Veamos su colección de arte argentino. Unos estupendos cuadros del estupendo Carlos Alonso. Algunos cuadros de menor gusto de no menores artistas como Luis Felipe Noe. Los horripilantes cuadros de otro gran artista, desangelado en los últimos tiempos, como Rómulo Macció. Son cuestionables las obras, no los artistas. Los Antonio Berni tienen algo mas de dignidad, salvo los retratos de los hijos de la señora que son ñoños. Sigamos el recorrido, Pérez Celis, hasta un triste cuadro de Ernesto Sábato. Pero entonces vemos, allí están, los increíbles cuadros de Amalia Amodeo.
Palmeras de gajos de latas, en playas de Miami. Hay problemas. No se sostienen desde ningún punto de vista. Son realmente horripilantes. Me animaría a decir inopinadamente horripilantes. Lo peor de lo peor. Realmente basura. ¿Quién es la tal Amalia que sospechosamente comparte onomástico con la Señora? ¡Bingo!
Ahora nos entendemos. Lógica privada. Es un museo privado, los caprichos son la ley. Pertenecer tiene sus privilegios. No hay corrupción en el sentido legal del término. Hay corrosión, si. Todo lo que podríamos cuestionar desde la lógica estatal no tiene asidero en la lógica privada.
Cosas que deberían considerarse al defender la autorregulación de los intereses privados.

Anuncios

Publicado el 25 septiembre 2009 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Por las dudas dejó bien claro que todo lo que está colgado lleva su impronta: “Todos los cuadros que se exponen fueron elegidos por mí porque como soy bastante insoportable, no quería pelearme con nadie; lo hice a mi manera”. También comentó que no tiene ganas de comprar más obras porque “no saben la cantidad que tengo todavía; creo que me alcanzan para otro museo más. Ahora tenía ganas de hace un remate a beneficio de mi fundación”. Esto se debe a que, según dijo, su próximo proyecto se relaciona “con la ayuda al prójimo, que es lo que más me gusta” hacer”.http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0307/articulo.php?art=10698&ed=0307

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: