”Todo tiene que ver con todo”

                         1                    Recuerdo un viaje en taxi, años atrás, donde un comentario radial me hizo putear por lo bajo. El taxista me miro por el retrovisor y, no exento de lógica borgeana, dijo: “Y… es como todo”.
Piquete
El piquete es, debe ser, producto del descalabro del reparto de poder. Es, debe ser, expresión de aquel que no tiene otro poder para hacer valer sus derechos y necesidades de carácter urgente. Los cortes de ruta campestres en cuatro por cuatro no cumplieron el requisito.

En menor o mayor medida una sociedad democrática se basa en el ejercicio de poder individual y colectivo. El voto es uno de los tantos modos de ese ejercicio, con jerarquía especial. El derecho a huelga es otro.
La participación en manifestaciones estuvo supeditada muchas veces a la huelga, verdadera representante del poder del trabajador. El desocupado, no posee maneras de ejercer poder más que ocupando espacio con su propio cuerpo. Y votando, claro esta, pero como vimos ningún ciudadano de otros extractos sociales se limita a ejercer poder solo votando, no es lógicamente suficiente para nadie.
La presión victoriosa que se ejerció durante la temporada 125 no fue con el piquete lujoso sino con el Lockout patronal, si vale la aclaración para poner en dimensión los logros del sistema de protesta.
“Piquete y cacerola la lucha es una sola”
No fuimos pocos los que ante el cantito en aquella plaza de mayo de diciembre olimos un tufin a mierda importante. La lucha no era una, estaba claro. Unos peleaban por el dinero que les habían birlado, otros por el que nunca tuvieron. El romance termino con nuevos ahorros en los bancos para muchos de los unos y la necesidad insatisfecha de siempre para muchos de los otros. Después el voto. Después la policía porteña y una promesa electoral que Macri se digna a cumplir: los piquetes ya tienen quien los reprima.
Circular o protestar
De Clarín:
Para el abogado penalista y docente universitario Fernando Lisicki…”son derechos perfectamente compatibles. La protesta social debe ejercerse sin interferir en la circulación. Si bien hay situaciones de exclusión y de falta de respuestas institucionales que justifican la protesta, puede realizarse en espacios públicos.”
La confusión tiene algo de macabro. Los actos son para apoyar ideas, no son medidas de fuerza, no presionan inmediatamente a nadie, no a la manera de una huelga por ejemplo. La ciudad vuelve a buscar la solución de sus problemas sociales en la represión.
Clarín: “No hay que olvidar que muchas organizaciones piqueteras están políticamente cerca del kirchnerismo”
No, quizá no haya que olvidarlo.
“Todo tiene que ver con todo”
Esta sentencia puede pecar, irónicamente, de parcial. Pero la política es mucha veces, como el arte, integradora. Los fines son el resultado de los medios, los medios el resultado de las ideas, las ideas resultado de las necesidades, y los fines son saciar esas necesidades.
La nueva policía porteña pone como prioridad la lucha anti piquetera. La lucha no era una sola. La mesa de enlace dice que va al dialogo pero con la seguridad de tener la razón y decidiendo de antemano lo que se debe hacer.

 La repartija debería ser la idea, el medio y el fin. Es sin duda la necesidad.

Anuncios

Publicado el 29 julio 2009 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: