Sobre la entrevista a Eduardo Sigal

A propósito, es muy interesante la opinión de José Natanson “El gabinete y el rumbo” publicada en Página12 el Domingo 12 de Julio. A continuación transcribo una parte que hace al tema del que estamos hablando:

“Analizar el discurso de la televisión y la prensa es un ejercicio útil, aunque no tanto para denunciar el hecho de que los medios defienden intereses, algo evidente, perfectamente legítimo y que sabemos desde los tiempos de la Escuela de Frankfurt, sino para detectar sus paradojas y contradicciones. Una interesante en tiempos de cambio de gabinete es la de la gestión. Los medios han contribuido como pocos a convertir la gestión en un atributo esencial para el desempeño electoral –tal candidato tiene experiencia de gestión, aquel es bueno para un cargo parlamentario pero no para uno de gestión, tal otro tiene equipos de gestión–, aunque luego de las elecciones casi siempre se desentiendan del tema.
Ocurre que analizar con un mínimo de seriedad una gestión –ministerial, municipal, provincial– es dificilísimo. Un ejemplo sencillo: el Ministerio de Ciencia y Tecnología cuenta con cinco subsecretarías, una docena de direcciones, organismos descentralizados como la Agencia Nacional de Promoción Científica, el Conicet y el Gactec, cuerpos asesores como el Cofecyt o el Cicyt, programas como Sicar, Prodec, Iaeste, Sicytar. Y si esto ocurre con un ministerio pequeño y nuevo, con unos 800 millones de pesos al año de presupuesto, qué decir del Ministerio de Planificación y sus 30 mil millones de presupuesto, sus cinco secretarías, trece subsecretarías, 35 direcciones, 29 organismos descentralizados…
En general, los medios –y el público– huyen de estas cuestiones. Hay, por supuesto, algunos periodistas superespecializados con el tiempo y las ganas necesarios para analizar a fondo un tema de gestión, y también algunos casos claros por lo evidentes –la actual gestión del Indec– o por circunstancias extraordinarias: tal vez uno de los pocos saldos positivos de los 127 días de insoportable conflicto con el campo haya sido el hecho de que ahora sabemos mucho más que antes acerca de lo que comemos, de dónde viene esa comida o cuánto cuesta producirla, en momentos en que no era raro que en los almuerzos familiares se hablara de la curva de retenciones, el túnel subfluvial o el precio del glifosato.
Pero son excepciones. Los medios, más por limitaciones de formato, tiempo y recursos que por una maldad inherente a ellos, son incapaces de abordar las complejidades y sofisticaciones técnicas necesarias para entender –y mucho menos evaluar– una determinada gestión, por lo cual suelen recurrir a dos caminos: el denuncismo o el enfoque político, que es el que se utiliza a continuación para analizar el cambio de gabinete anunciado la semana pasada por Cristina Kirchner (…)”

La nota completa aquí: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-128122-2009-07-12.html

Como dice Desparejo, “lo que se deja ver (en la entrevista a Eduardo Sigal) es una respuesta educada por modos recurrentes de preguntas” y agrego que en mis preguntas se notan dificultades para romper con esos modos habituales.

Anuncios

Publicado el 15 julio 2009 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: